Generación Sustentable
ImprimirEnviar a un amigo

Buenas Prácticas

Ahorra agua y ayuda a combatir la sequía

El agua está presente en todo lo que nos rodea y en todos los procesos productivos. Por ejemplo, una polera de algodón para adulto, requiere de 2.700 litros de agua; una taza de café, 150 litros; y una hamburguesa 2.400. Es lo que se conoce como “huella hídrica”.
Este recurso es cada vez más escaso, por eso, te damos algunos consejos para que reduzcas el consumo y hacer un uso eficiente:

  • Prefiere siempre la ducha a los baños de tina, de esa manera podrás ahorrar 200 litros. Además, si se instalan aireadores en las duchas, disminuye hasta el 50% de agua.
  • Si debes comprar una lavadora de ropa, ten en cuenta que las de carga frontal consumen la mitad de agua que las de carga superior. Asegúrate de escoger el programa adecuado para la cantidad y tipo de ropa que lavarás.
  • Junta el aguas lluvias de las canaletas, y te servirá para regar las plantas, ya que es de mejor calidad que el agua de la llave.
  • Cuando te laves los dientes, recuerda cerrar la llave, y ahorrarás 14.600 litros de agua al año, suponiendo que te lavas los dientes dos veces al día.
  • Prefiere lavar la loza en un lavavajillas automático, ya que puedes ahorrar 60 litros de agua, en comparación a lavarlos a mano.

Limpia tu casa sin químicos

Los productos de limpieza no sólo contienen ingredientes químicos que pueden afectar a la salud de quien los usa, sino que también sus envases suelen ser de plástico difíciles de reciclar. Además, al usar productos naturales ayudas a no contaminar el agua, ya que éstos se disuelven fácilmente en ella.

A continuación te damos algunas recetas para que crees tus limpiadores para distintas partes de tu hogar:

  • Piso: disuelve tres cucharadas de sodio en dos litros de agua caliente, y agrégale media taza de vinagre, si tienes puedes incluir dos cucharaditas de aceite esencial de pino. Esta mezcla es desinfectante, si necesitas combatir hongos puedes agregar una cucharadita de aceite esencial de citronela y otra de aceite esencial de lavanda. Lo puedes guardar por tres meses en un lugar fresco y oscuro.
  • Baño: para eliminar el moho, cubre el lugar con la mezcla anterior y luego cúbrela con bicarbonato de sodio. Déjalo actuar unos minutos y luego restriega con un cepillo.
  • Ventanas: no es necesario el uso de algún producto específico. Moja una hoja de papel de diario con agua y friega el vidrio. Para secarlo, utiliza el mismo papel, seco.
  • Cocina: para los quemadores y otras superficies, mezcla agua caliente con un poco de vinagre, bicarbonato de sodio y cáscara de limón, para la grasa.
  • Loza: para lavar la vajilla a mano, disuelve tres cucharadas de jabón blanco rallado (biodegradable) en tres litros de agua, agrega media taza de vinagre blanco y jugo de limón.

Crea tus propios maceteros autorregantes

Tener plantas en el living o la terraza le da vida al hogar, pero muchas veces uno suele olvidar regarlas, o cuando sale por varios días no hay quien lo haga. Por eso te explicamos cómo crear maceteros que no necesitan ser regados, en cinco simples pasos. Sólo necesitas una botella, una tijera o cuchillo con filo para cortarla, un cordel, una malla metálica y la planta con tierra.

  • Corta la parte superior de la botella, cuatro dedos más debajo de donde termina el cuello. Asegúrate de que los bordes no queden con imperfecciones que pueden hacer heridas. Te recomendamos pasarle un cuchillo caliente.
  • Hazle un nudo al cordel en la mitad, y lo introduces en la malla para que quede colgando, debes hacerle un orificio en el centro para que no haya problemas.
  • Introduce la malla en el cuello de la botella, y deja el cordel colgando por la parte más estrecha.
  • Por la parte ancha de la botella, pon la tierra y la planta.
  • Finalmente, pones la botella con el cuellos hacia abajo, dentro de un vaso o la parte inferior de la botella que cortamos, que debe ser previamente llenada con agua. ¡Ya está listo!